viernes, 30 de noviembre de 2012

sara contreras



Alas de sal



Por Sara Contreras



No soy la mariposa de tu alucinación, intento ser luciérnaga y alumbrar tus lánguidas horas. Fui águila que protegió tus sueños inocentes. La máscara que llevo no es ligera ni insustancial. La he construido con piedra para perpetuar la sonrisa, la he construido con sal para curar las heridas del abandono, la he construido con hielo para soportar el peso de tus palabras. Pero ya ves... no ha sido suficiente para proteger mi existencia del sarcasmo de tu mirada.


Septiembre 2005

lunes, 26 de noviembre de 2012

cíbola


Presentación del libro Cíbola cinco poetas del norte

Por Jesús Chávez Marín

Hay dos formas de emprender la lectura de este libro de cinco escritores de Chihuahua. La primera es considerar su texto como una revista, una colección de autores que presentan una muestra de su trabajo poético, sin que los editores hayan tenido la intención de realizar un libro con unidad reconocible: temática, generacional, estilística o temporal. Esta revista solo se atiene, desde su título, al nexo regional: cinco poetas del norte.
         Otra forma de lectura sería considerar al texto como la reunión de cinco poemarios, cinco breves libros, uno por cada autor. Cada uno de ellos tiene su propio título:
Bar Papillón, de Jorge Humberto Chávez.
Desasosiegos, de Alfredo Espinosa.
Calypso, de Gabriela Borunda.
Mujeres de la brisa, de José Joaquín Cosío.
Luz de ámbar, de Rogelio Treviño.
Esa última concepción editorial sería algo forzada, ya que cada uno de los cinco autores presentó en realidad una muestra de su producción, a veces de distintas épocas. Unos presentaron fragmentos de su obra ya publicada en otros libros suyos, aunque con el evidente intento de que su selección tuviera alguna tenue unidad.
         En un mundo menos absurdo, en una sociedad más inteligente, cada uno de estos poetas debería ser invitado, por parte de la editorial de la UNAM a publicar sus libros completos y no solo este tipo de malabarismos editoriales propios de nuestra crisis eterna y del desalmado intento de convertirnos el mundo en un supermercado global donde solo se produzcan mercancías efímeras de venta rápida y consumo inmediato. Por desgracia en este mundo del mercado global, tan ilusorio como cualquiera otro, las editoriales publican escasa poesía. Demasiado poca en relación a la que se produce.
         En estas circunstancias, es grato este reencuentro de lectores chihuahuenses con cinco de sus poetas.
        
En el estricto y democrático orden alfabético, en el libro aparecen al inicio los textos de Jorge Humberto Chávez, poeta de ciudad Juárez, quien ha sido maestro de las recientes generaciones de escritores de su región en el muy famoso taller del INBA, además de líder inquieto y aguerrido en defensa de los intereses de la literatura.
         En los textos que nos presenta en este libro colectivo se notan dos brillantes cualidades: primero la sonoridad de sus poemas, forjados con ritmo y armonía. Y, segundo, el despliegue de sus imágenes, que con serenidad y sencillez componen un paisaje íntimo de amplia riqueza, en un vaso, en la presencia de una cantinera guapa, en el carácter gracioso de tres jóvenes mujeres instaladas plenamente en los años noventa, en su libertad y su gusto por la vida.

El segundo libro es el de Alfredo Espinosa, nuestro escritor más laborioso: novelista, ensayista, articulista ciclónico pero antes que nada poeta de sólida templanza intelectual y de sensibilidad certera, luminosa y oscura, pasional y atormentada.
         Aunque la selección de sus textos pertenece a varios libros suyos, ya publicados, hay una idea de estructura en este poemario. Se trata del encuentro amoroso de un hombre maduro con una mujer joven, o con varias de ellas en escenas distintas. El primer personaje tiene una vida aparte, que aparece como tatuada a su cuerpo con las señales de la edad: los hijos, otras mujeres del pasado y la de su presente cotidiano, los ideales descoloridos por el tiempo y por la frustración. En contraste, el segundo personaje es construído con los colores, los olores y los sonidos de la belleza, de la gracia de la juventud. Es otro ideal, pero este es sensual, reconocible, exacto en la acción amorosa. Este extrañamiento es una ventana a donde el primer personaje se asoma con deleite pero sin ideas del futuro. Es un presente único y efímero, añorado desde el momento de su transcurso y también desde el propio pasado.
         También estos textos están construídos con una gran belleza sonora. El ritmo de los versos es perfectamente armónico con el ambiente y la atmósfera de sus historias.

El tercer libro es de Gabriela Borunda, la más joven y la única autora mujer incluída en este libro. Lectora de tiempo completo, la madurez de esta escritora es notable. En la irregular historia de nuestra literatura, Gabriela Borunda es un personaje excepcional: por la seriedad profesional con que asumió el oficio de escritura desde el principio de su producción y la rápida evolución y mejoramiento constante de su trabajo poético.
         En la fulgurante composición de los poemas que presenta en esta muestra abundan los referentes a varias mitologías de nuestra herencia universal que en sus textos adquieren una actualidad sorprendente al mezclarse con trazos de una intimidad personal de gran verosimilitud. En esa intimidad personal está la aventura de las mujeres de nuestra época, expresada con ternura y con violencia, con fuerza y desgarramientos, con libertad y con los restos de la carga que un destino colectivo insensato y cruel impuso durante siglos a la mitad exacta de la humanidad.

El siguiente libro es de José Joaquín Cosio. Es una colección de textos donde los personajes son mujeres: las amadas, las hermanas, las que pasan por la calle. El lirismo de Cosio incluye también, en uno de los textos, el sabor de la tragedia.

El quinto libro es de Rogelio Treviño, nuestro clásico contemporáneo más reconocible. La sólida construcción de su escritura, casi de mármol o de sinfonía, es la escencia de sus textos en este libro.

Esta reunión de poetas, este libro, es sin duda y a pesar de todo, uno de los mejores momentos literarios del año. 

Espinosa, Alfredo y otros: Cíbola cinco poetas del norte. Editorial UNAM. México, 1999

Diciembre 1999

viernes, 23 de noviembre de 2012

esteban gasson lara




Nietzsche en la Quinta Gameros

Por Jesús Chávez Marín

El 27 de febrero de 2002 se presentó en la Quinta Gameros el libro Encuentros con Nietzsche.
El estudio de los grandes pensadores resulta útil para entender claves de nuestro destino, tanto en su dinámica social como en la individualidad de los seres humanos. El libro está compuesto con varios ensayos de diferentes autores sobre la obra y la vida de Nietzsche, uno de los más grandes filósofos del mundo occidental.
Esta obra está escrita por un grupo de escritores que, en su mayoría, pertenecen a una fecunda comunidad intelectual, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Chihuahua, ya que muchos de ellos son maestros de esa facultad o egresados de la misma.
Compilada por el Esteban Gasson Lara, esta colección de ensayos alumbra diferentes ángulos y recintos de la obra de Nietzsche desde la perspectiva de nuestra época. Uno de los aspectos valiosos de este libro es precisamente la exploración de las conexiones que nuestro tiempo tiene con las ideas iluminadas y generadas por el pensamiento de aquel filósofo.
Un extenso corpus de referencias a otros autores, las citas esclarecedoras al pie de página y la bibliografía señalada en algunos de los ensayos son expresiones del rigor intelectual con el que este libro fue forjado. Además la habilidad de los textos consigue sencillez y agilidad, de tal forma que el lector encuentra el placer adicional de leer un libro bien escrito.
Es gratificante saber que los maestros de la Facultad escriben obras de este rango. Este libro será útil para quienes se inician en el pensamiento de Nietzsche y también para los que ya conozcan su obra y quieran encontrar puntos de vista distintos en este diálogo filosófico.
El compilador, Esteban Gasson Lara, en el marco del reciente centenario del fallecimiento de Nietsche se dio a la tarea de seleccionar los textos, de solicitar algunos otros a sus colegas, de darles un ordenamiento y una estructura a la secuencia y de escribir su introducción, breve y efectiva, además de su propio ensayo contenido en el libro.      
Los autores reunidos en esta obra son:
Luis César Santiesteban
Eduardo Fernández Armendáriz
Jesús Alberto Hernández
Isela de Pablo Porras
Víctor Manuel Hernández Márquez
Bertha Falomir Ruiz
Esteban Gasson Lara
José Antonio García Pérez
Alonso González Núñez
Heriberto Ramírez Luján
Gianni Vattimo
y Arturo Yáñez
Este grupo de profesionales de la filosofía tiene un lugar destacado en la producción cultural de nuestro país y de nuestra época.

Febrero de 2002

lunes, 19 de noviembre de 2012

gabriela borunda




Los gozos sin las sombras

Por Jesús Chávez Marín

En la tradición judeocristiana todos los ángeles, arcángeles y querubines tienen conchudamente nombres masculinos: Miguel, Gabriel, Rafael. Pero en la ciudad de Chihuahua, como signo de nuestra modernidad, vive y escribe un ángel femenino llamado Gabriela Borunda. En su primer libro de poemas hay unas líneas, unos versos, estrictamente autobiográficos, en los que ella anuncia:

Tomé conciencia de mi vida
de mis huellas en la tierra, de la tierra misma
y de los seres que la poblaban.

(…)

Concluí que si un ángel
caminaba por las calles de esta ciudad
no podría menos
que llamarse Gabriela.

Con esta sencillez la autora manifiesta su mirada, su punto de vista femenino sin el conflicto ni el drama que suelen existir en las voces de mujeres que tanto se estrujaron el alma y la memoria para expresarse. No hay estorbos ni tonos falsos en estos bien destilados textos: la primera sorpresa para el lector es su claridad, su transparencia.
         Leer este poemario fue para mí placentero porque hallé en sus versos elementos que aprecio: el humor, la precisión, la honestidad, historias bien contadas, imágenes de certera originalidad, símbolos cotidianos bien utilizados y una redacción sobria, equilibrio en el manejo de la emotividad a veces al filo del melodrama y de la pornografía. Pero sobre todo una visión coherente y exacta.
         Hace unos días Hugo Gutiérrez Vega nos dio una frase más del viejo lugar común de lo que es la poesía. Dijo: “La verdadera poesía es una visión del mundo. En ella están la angustia, el gozo, el asco, la rabia por lo que nos pasa a todos los seres del mundo”. Entre esos elementos el más difícil de expresar es el gozo. La mayoría de los textos de la tradición literaria en nuestro idioma están escritos desde el lado del sufrimiento. Hay mucha angustia y rabia. Y muy poco placer, menguada alegría y escasa felicidad. Por ello me sorprende el tejido de este libro de Gabriela Borunda, compuesto con hilos de gozo, tonos de placer, matices de fresca madrugada con aromas de tierra húmeda, lluvia y arco iris. Su canto es profundo, secreto y sensual.
         Gabriela cuenta aquí muchas historias, algunas muy regocijantes y divertidas; otras algo dramáticas, pero todas con ese matiz de ironía que a esta autora le funciona bien y da buen humor a su voz poética. Mucha gente hay también en estas historias: cuatro jóvenes que hacen el amor en una alfombra voladora sobre la ciudad; una mujer que espera trémula la inminente llegada de la esposa de su amante; una muchacha que sin más preámbulos entra en la habitación de los espejos.
         En este conjunto de textos habita una voz lírica llena de recursos expresivos. Leyendo libros como este, uno quisiera que nuestra sociedad tuviera la sensibilidad suficiente para aprender de esta joven escritora secretos de la felicidad que le hacen falta a los hombres, a las mujeres, al siglo.

Borunda, Gabriela: Biografía de la luz. Editorial Universidad Autónoma de Chihuahua. México, 1994.

Abril 1994