lunes, 11 de agosto de 2014

Chuy



El otro



Por Jesús Chávez Marín



23 de diciembre de 1953. Querida Rosa: Como no te voy a ver en navidad porque me dijiste que andarás con tu gente y no te vas a poder escapar ni un rato, te escribo para decirte que andabas muy bonita el domingo pasado en la plaza, te vi de lejos con tus niños. Y con él. Estoy pensando que para el año nuevo tampoco vendrás, y que todo ya hasta que pasen estos días. Ni modo, mi chinita, así nos tocó esta vida. Quiéreme mucho aunque no me puedas dar el abrazo de navidad, acuérdate un poquito de mí a las meras doce. Yo estaré trabajando a esa hora, pedí cubrir ese turno para que se me distraiga la tristeza de que no estés conmigo. Tuyo, Chuy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario