lunes, 20 de febrero de 2012

construir la ciudad


La ciudad es el texto

Por Jesús Chávez Marín
Fundar ciudades no es llegar por el rumbo del agua y alzar una vivienda en la ribera. Fundar ciudades es redactar: trazar los linderos, imaginar códigos que regulen la economía y la civilidad. Fundar una escuela no es tan simple como abrir la matrícula para cursos de capacitación maquila o neurolingüística. Fundar una escuela es cuidar cada factoría de la educación de jóvenes ética, estética, didáctica y práctica.
Fundar escuelas es tomar antiguos cauces de la filosofía educativa: la escuela de artes y oficios, los gremios de artesanos, los antiguos códigos de navegación, la enseñanza verbal, la oratoria clásica, la economía política, los catecismos de buenas costumbres como el manual de Carreño, la herbolaria, el arte de platicar, la economía doméstica, la aritmética, la historia regional, la gramática, la imprenta.
Los profesores modernos tienden a recuperar los sistemas sencillos y nítidos con los que aprendieron nuestros mayores: cuántas veces hemos oído a los viejos comentar que ellos con sexto de primaria supieron de muchos temas que nuestros jóvenes bachilleres se afanan en aprender para el examen semestral, y luego se les olvida todo. Por eso algunos educadores ahora buscan mezclar aquellos métodos de la escuela elemental y armonizarlos con las tecnologías del siglo XXI: internet, chats, block, información procesada, video, construcción prefabricada, energía solar, arquitectura ecológica, cirugía electrónica, conductismo quinta etapa, sicología de los sueños registrada con sensores bioquímicos, conexiones hematoneuromusculares, yoga fisiátrica, genética de la memoria, organización del tiempo en las empresas productivas plus, democracia prístina, contraloría mexicana para la regulación de las empresas golondrinas, pedagogía del diseño, y muchas otras estrategias de educación de un tema y su contexto.
Continuará...
Junio 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario