miércoles, 22 de febrero de 2012

El rocío se va


El instante fugaz de la vida
Por Jesús Chávez Marín
Que nuestros minutos estén contados. Que los poetas antes de morir muertos de risa canten y cuenten las historias de nuestra vida en común. Que las ciudades encuentren espejos en las miradas de los fotógrafos, que el ritmo suene en las esquinas y hayan jóvenes rebeldes pintando las paredes. Que los novelistas se alegren en un baile de barriada y a la mañana siguiente salgan a pasear con una dama linda que por fin haya decidido vivir su aventura amorosa esa misma tarde. Que los filósofos abran las puertas de los manicomios y el trabajo sea fecundo y luminoso en la ciudad como en el campo lo ha sido desde tiempos antiguos.
Febrero 1995

lunes, 20 de febrero de 2012

construir la ciudad


La ciudad es el texto

Por Jesús Chávez Marín
Fundar ciudades no es llegar por el rumbo del agua y alzar una vivienda en la ribera. Fundar ciudades es redactar: trazar los linderos, imaginar códigos que regulen la economía y la civilidad. Fundar una escuela no es tan simple como abrir la matrícula para cursos de capacitación maquila o neurolingüística. Fundar una escuela es cuidar cada factoría de la educación de jóvenes ética, estética, didáctica y práctica.
Fundar escuelas es tomar antiguos cauces de la filosofía educativa: la escuela de artes y oficios, los gremios de artesanos, los antiguos códigos de navegación, la enseñanza verbal, la oratoria clásica, la economía política, los catecismos de buenas costumbres como el manual de Carreño, la herbolaria, el arte de platicar, la economía doméstica, la aritmética, la historia regional, la gramática, la imprenta.
Los profesores modernos tienden a recuperar los sistemas sencillos y nítidos con los que aprendieron nuestros mayores: cuántas veces hemos oído a los viejos comentar que ellos con sexto de primaria supieron de muchos temas que nuestros jóvenes bachilleres se afanan en aprender para el examen semestral, y luego se les olvida todo. Por eso algunos educadores ahora buscan mezclar aquellos métodos de la escuela elemental y armonizarlos con las tecnologías del siglo XXI: internet, chats, block, información procesada, video, construcción prefabricada, energía solar, arquitectura ecológica, cirugía electrónica, conductismo quinta etapa, sicología de los sueños registrada con sensores bioquímicos, conexiones hematoneuromusculares, yoga fisiátrica, genética de la memoria, organización del tiempo en las empresas productivas plus, democracia prístina, contraloría mexicana para la regulación de las empresas golondrinas, pedagogía del diseño, y muchas otras estrategias de educación de un tema y su contexto.
Continuará...
Junio 2005

viernes, 17 de febrero de 2012

el lugar común de las listas


Las listas del año 2005 en la ciudad de Chihuahua

Por Jesús Chávez Marín

Reunidos en la mesa géminis del Sanborns, famosa tertulia que preside Mario Arras, los nos dispusimos a escribir las listas del 2005, tal como lo hacemos desde tiempos inmemoriales.

Pintores del año: Laura Murillo por sus acuarelas; José Arreguín por su cuadro en la expo Las rutas de plata, y Eugenio Flores Reyes por su cuadro abstracto s. n. en colores rojos, instalado en esa misma exposición colectiva.

Escritores del año: Reyna Armendáriz González por la reciente aparición de su libro Estuario; Rubén Mejía por Expíritu y Roberto Ransom por su curso Teoría de la novela.

Promotores culturales del año: Rubén Tinajero por la disciplina y exactitud con la que coordina el centro cultural universitario Quinta Gameros; José Pedro Gaytán por las magníficas exposiciones de la casa Redonda, cuyas inauguraciones respectivas convocan multitudes, e Iván Carlos por la rapidez y amabilidad con que atiende a los artistas de Chihuahua.

Actos culturales del año: la sexta feria estatal del libro Chihuahua 2005 realizada por la Universidad Autónoma de Chihuahua en coordinación con el Instituto Chihuahuense de la Cultura y otras instituciones culturales, coordinadas con eficiencia y sabiduría por el señor Heriberto Ramírez Luján; el primer festival internacional Chihuahua encuentro en la cultura, coordinada por Alfredo Espinosa, Enrique Servín y Martha Carolina Legarreta, y el festival internacional de la ciudad de Chihuahua coordinado por los señores Jesús Avalos y Juan Blanco Saldívar.

Libros del año: Estuario de Reyna Armendáriz González publicado en la Universidad Autónoma de Chihuahua; Misiones y presidios de Clara Bargellini publicada por el grupo cementos de Chihuahua; Libro de arte de Benjamín Domínguez publicado en el Instituto Chihuahuense de la Cultura, y Chihuahua hoy 2005 de Víctor Orozco, publicado en la editorial Doble hélice.

Editores del año: Martín Reyes por su colección sol y arena producido por Doble hélice; Ramón Antonio Armendáriz por la colección solar, y Heriberto Ramírez Luján por las publicaciones de la Universidad Autónoma de Chihuahua: la revista Synthesis, la colección literaria flor de arena, la colección textos universitarios y el periódico mensual El universitario.

Empresarios del año: Federico Terrazas, quien este año ganó el premio Eugenio Garza Sada, Norma Almeida por su eficiente presidencia de Interceramic y Víctor Ramos Sánchez Verín por su gerencia en actividades de gastronomía.

Escultores del año: Fermín Gutiérrez por la hermosa estatua Galileo instalada en el instituto Tecnológico de Monterrey campus Chihuahua; Sebastián por su permanencia y Berta Rivas por la sensualidad y belleza de sus esculturas.

Fotógrafos del año: Nacho Guerrero por su disciplina, permanencia y calidad técnica; José Luis Aguilar por el valor y certeza de sus estampas periodísticas, y Cristina Escalera por la cobertura amplia y la certeza de sus vistas.

Músicos del año: Magda Chavira por la hermosura de su voz y la excelente ejecución de su guitarra; Emmanuel por su excelente concierto del miércoles 19 de octubre de 2005 en el foro del Palomar, y Modesto Gaytán por su magnífica enseñanza en la orquesta juvenil de Chihuahua que él dirige.

Cronistas del año: Raúl Gómez Franco por la fina escritura de sus textos y lo bien organizado de su coordinación periodística; Alejandro Carrejo Candia por su periódico semestral Huejuquilla, y Martín Contreras por sus bellas crónicas en el Heraldo de Cuauhtémoc.

Restaurantes del año: Orvieto, por su comida italiana de magnífico sabor; María Chuchena por el café y por sus cenas y La Calesa por la permanencia de su buena calidad.

Programas radiofónicos del año: Radio Universidad por su certera programación; Radio 90.1 por la excelente selección de canciones setenteras, y Emma de la O por su magnífica revista radiofónica.

Las películas del año: Si te casas te mato, con la actriz clásica Jane Fonda y la belleza mexicana de Jennifer López; El boxeador con Russel Crowe, y Los tomadores de vino tinto por su magnífica crónica del amor en los tiempos modernos.

Programas de televisión del año: Desperates housewives, Jack and Bobby y Saber y ganar, de la televisión española.

Críticos de cine del año: César Sotelo por sus reseñas de la muestra Tec; José García Rivas por su permanencia y terquedad, y el redactor de las notas de cine de la sección Arte & ocio.

Estas fueron las listas más verdaderas, cualquiera puede hacer la suya, por supuesto.

Octubre de 2005

jueves, 16 de febrero de 2012

solar


¿Y dónde está el diseño?

Por Jesús Chávez Marín

Apareció recientemente el número 50 de la revista Solar que publica el Instituto Chihuahuense de la Cultura cada trimestre, con el anuncio de que en este número inicia una nueva época: la vieja ilusión de que “conmigo empieza el mundo”.
En la portada pretenciosa y agresiva aparece la palabra Solar con tipografía mayúscula de cuarenta y dos milímetros en tinta negra, y un logotipo gigante del festival internacional Chihuahua encuentro en la cultura.
La selección de los textos es buena: sin duda el mejor texto es la crónica del señor José Luis Domínguez en la que hace un retrato monumental del poeta Rafael Ávila Lozoya, leyenda urbana cuya muerte prematura a sus 34 años dejó triste a mucha gente, él que fue todo sonrisas en todas las gamas del buen humor: desde la sátira ácida hasta la sonrisa dulce y solidaria.
Otro texto lindo fue el fragmento de un libro de poemas de la regiomontana Minerva Margarita Villarreal, expresión elegante y novedosa de las viejas historias de ginecología y obstetricia que tanto ha fascinado a las escritoras chihuahuenses durante los treinta años más recientes.
En fin, también sale un texto del político uruachiteco Víctor Hugo Rascón Banda con las almibaradas palabras de seducción que él suele dedicarle siempre a los funcionarios en el candelero.
Pero no todo es perfecto: aparece también una crónica oficial y cortesana de Alfredo Uranga: un racimo de lugares comunes y alabanzas del ya tan famoso festival.
Lo que si esta infumable es el diseño ranchero e ingenuo, el falso lujo del papel couché, la mezcla infame de tipografías, la columna típica del periodismo industrial y los colores de un arco iris de lo más reborujado.
Aún así, no habremos de cometer la injusticia de creer que todo tiempo pasado fue mejor, los lectores habremos de darle oportunidad al nuevo equipo de editores para que poco a poco vayan agarrando la onda de la buena producción.

Octubre 2005

miércoles, 15 de febrero de 2012

el "doctor" simi


A Simi el boticario le gusta la insolación

por Jesús Chávez Marín

En los meses recientes, todos los domingos a mediodía, unos fulanos de farmacias similares se ocupan en repartir despensas y cachuchas de cartón frente a la catedral metropolitana.
 
Muy tempranito empezó a llegar gente de la colonia Villa, de la Rosario, la 2 de Junio y la Chihuahua 2000, y de rumbos aún más lejanos. Conforme llegaban se iban formando en una fila enorme que llenaba de regocijo a los empleados y guardianes de las empresas, a las órdenes de un ejecutivo junior que se sentía cacique del centro con su permiso municipal en la bolsa de la camisa de marca donde decía: se autoriza a este muchacho para poner altavoces en la plaza de Armas de la ciudad de Chihuahua, ubicada en las calles Independencia y Libertad.
 
Todo era fiesta y algarabía con las marchas militares del boticario Simi González Torres, con él mismo en persona o la botarga que lo trasviste baile y baile tan ancho de gordo.
 
Pero a las doce del día el sol ya calaba en la piel, ardía en la cara de los ciudadanos allí reunidos.
 
Fue entonces que un señor que andaba por ahí les sugirió a los boticarios que mientras se decidían por fin a repartir las despensas que tanto habían presumido con exceso de decibeles y música ramplona, les dieran a los de la fila en espera un numerito del uno al tres mil, así las personas podrían refugiarse a la sombra de los bellos árboles de la plaza.
 
Pero el joven dirigente de farmacias similares dijo que eso nomás no se podía. Le preguntaron por qué y se negó terminantemente a contestar.
 
A pesar del sol abrasador, la mayoría de la gente siguió formada, estoica y serena, mientras las bocinas seguían sonando con el rollo político de la anticorrupción similar.

Septiembre 2005