miércoles, 9 de enero de 2013

tres culturas


IX Festival de las Tres Culturas

Por Jesús Chávez Marín

Una de las más animadas tradiciones de los años recientes sucede en mayo, en ciudad Cuauhtémoc: el Festival de las Tres Culturas, donde se presenta una selección de las mejores producciones artísticas del estado de Chihuahua y a donde han asistido grupos de rango nacional, ante un público sensible y cada vez más numeroso.
Este año se programó como el primer acto del Festival un concierto de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Chihuahua, la cual ya es bien conocida por esta comunidad, pues se ha presentado otras veces en Cuauhtémoc. La universidad participa también con otros grupos artísticos del Instituto de Bellas Artes.
La idea generosa de integrar las manifestaciones culturales de esta región: la tarahumara, la menonita y la mestiza, le han dado a este Festival un ambiente de gran originalidad, pues le imprimen a la vez un carácter mexicano y lo conectan con una universalidad muy firme en nuestra época, atributos que son muy apreciados en este mundo de la comunicación plena, donde conviven todos los lenguajes.
Este Festival ha venido educando también el gusto literario y la sensibilidad artística en un vasto público: muchos niños y algunas personas mayores tuvieron aquí su primer contacto con el teatro, con la música clásica, con exposiciones de artes plásticas, con la voz de los poetas, con narradores y conferencistas que en este foro expusieron sus ideas y los sistemas de pensamiento de nuestra herencia cultural.
Sabemos también que en esta ciudad viven artistas que han venido ganando merecido prestigio, a nivel nacional, con su talento y su trabajo: pintores, escritores, fotógrafos y músicos de Cuauhtémoc, que cada año participan en el Festival y conviven con los que en este mes vienen de fuera y así se logran intercambios valiosos.
Quienes realizan este noveno Festival de las Tres Culturas son trabajadores de la Presidencia Municipal de Cuauhtémoc, socios del Club Activo 20-30, promotores culturales, artistas y productores, y también el público que con su presencia y su entusiasmo le dan un territorio digno para su realización. La trascendencia de este festival ha ido creciendo desde que se inició con el primero, en 1994, enriqueciendo la mirada y el pensamiento de una vasta región.

Mayo de 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario