jueves, 19 de septiembre de 2013

periodismo en la red



Un mensajito en el blog de Superman
Por Jesús Chávez Marín

Como nuestro jefe Jaime Mariscal Talamantes se mueve como un tigre en todos los ambientes del siglo XXI y jamás se le duerme, hace dos años cambió el formato de su revista Exprés a la versión digital y claro que también siguió imprimiendo ejemplares suficientes para el formidable tiraje que requieren la multitud de lectores de esta publicación que ya estaban acostumbrados leer en el papel. En eso se le adelantó 24 meses a Clark Kent, el famoso reportero del diario El Planeta que en noviembre 2012 subió a su Facebook las siguientes históricas palabras que la historieta Superman consigna cada mes en las librerías del mundo.
         El mensaje de Kent notifica: A partir de hoy presenté mi renuncia en el diario donde los últimos años había escrito. El periódico se había vuelto un eco de la industria del espectáculo y de la prensa amarillista que publica sin piedad relatos mal redactados de crímenes y fotografías sangrientas. Anuncio a mis lectores que desde hoy seré periodista de blog.
         En septiembre 2012 el periódico El País, que había sido vanguardia de los periódicos escritos en el idioma español ya no pudo ocultar a sus lectores los problemas financieros y laborales que en los últimos años ha venido padeciendo y que han debilitado sobremanera su línea editorial. A la chita callando fue repartiendo cartas de despido a magníficos reporteros que antes fueron estrellas en sus salas de redacción; aprovechó tambien el viaje para ir deshaciéndose de colaboradores que se contrapunteaban un poco más y un poco menos con los intereses del diario y con los de algunos anunciantes.
         En noviembre 2012 los problemas de El País ya eran noticia de escándalo: en un solo día 117 trabajadores recibieron su carta de despido: a través de su correo electrónico les pidieron que pasaran a la caja por su liquidación. Entre esos nuevos desempleados andan varios escritores de prestigio internacional. Los mismos que durante años y décadas ayudaron a forjar el alto nivel de redacción y el muy bien informado ejercicio crítico de ese periódico de circulación universal.
         Por supuesto que los despedidos para luego es tarde se lanzaron a la huelga. No solo había reporteros y articulistas entre ellos, sino además los trabajadores de los talleres gráficos y las imprentas. Varios artistas y pensadores de todo el mundo de habla hispana escribieron para apoyar la huelga, un ejemplo notable entre estos mensajeros solidarios es Mario Vargas Llosa, premio Nobel de literatura.
         Un ejemplo mexicano reciente de esta crisis mundial de los periódicos impresos es la dramática venta de El Financiero. El diario había empezado a hacer crisis desde que murió su dueño y fundador Rogelio Cárdenas Sarmiento. La nueva directora general, la señora María del Pilar Estandía y el actual director adjunto Rogelio Cárdenas Estandía se vieron obligados a vender su empresa al emprorio multinacional Comtelsat para enfrentar las abrumadoras deudas. Entre el caudal de historias que con esta noticia circulan ahora, la más insistente es que el periódico habrá de volverse digital y solo digital antes de lo que canta un gallo. Tal vez meses, o algunos años de resistencia impresa, eso es todo; y como diría nuestra amiga Edgarda Alana Morgana: nunca más.
         Los capitanes de industria y los tiburones del comercio global pusieron a una multitud de contadores a que les calcularan las rebajas que en el precio de la publicidad impresa tendrán que hacerles pero a huevo los grandes magnates de la prensa industrial que todavía insisten en la venta de sus publicaciones impresas y en seguir cobrando los anuncios como si fuera polvo de oro.
         Y por su parte los jóvenes escritores del siglo XXI, como nuestro jefe Jaime Mariscal Talamantes, director de Exprés, desde hace algunos ayeres ya todo lo suben a internet, porque saben que los lectores de 7 a 50 años ya solo habrán de leerlos en pantalla.

Noviembre 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario