lunes, 14 de julio de 2014

héctor m. calixto



La Compañía



Por Jesús Chávez Marín



"Si usted se siente enfermo o está desahuciado, visite la Farmacia Estrella, aquí nomás al ladito del teatro. Ahí encontrará bonitas medicinas que curan de todo"; la voz de don Prócolo es inconfundible y hasta para hacer los comerciales el ingenio y la sonrisa suenan. Esta es la segunda llamada y entonces Julio Martínez se sienta ante el órgano y nos ofrece una melodía con toda la ceremonia cariñosa con la que nos daría un regalo, le aplaudimos cuando termina y él agradece con una elegante inclinación; el público está contento porque enseguida es la tercera, "tercera llamada. Continuamos...".

         Chihuahua los conoce y los quiere mucho: es la compañía de actores del teatro Manolo Fábregas, veinte artistas dirigidos por el maestro Héctor M. Calixto. "Aquí hacemos de todo, somos un equipo, trabajamos hombro con hombro. A veces nos toca hacerla de apuntadores y a veces el papel principal de la obra". El joven escenógrafo Juan Díaz Rendón se acerca y le dice: oye Héctor, ¿qué grabados quieres que te ponga? El director atiende el asunto y luego nos sigue contestando, mientras se maquilla para entrar a escena. A mí me tocó levantar el primer telón de teatro Tayita (1949-1974), y eché el último 25 años más tarde. Yo había debutado el 18 de mayo de 1944 en la Operata y Zarzuela de Guillermina Ortiz. Aquí en la carpa Manolo Fábregas empecé en 1976; desde ese año, aparte de ser actor he sido director escénico.

- Maestro, ¿Qué es para usted el teatro? El teatro es la vida.

         Aunque es el director, para todos los actores de la compañía Calixto es un compañero. Ya oímos cómo el joven escenógrafo lo trata con todo respeto de tú. Es maestro de teatro, ha estudiado y leído mucho, a eso hay que agregar sus cuarenta años de "tablas" en el teatro de la legua. Héctor, para siempre joven trashumante, lleno de vitalidad. Soy egresado de una familia humilde, yo quería viajar y en aquel entonces para mí esta era la única forma de poder hacerlo. ¿Cómo vive? Físicamente el actor vive muy bien. ¿Cuál es la diferencia del teatro de carpa? El teatro es uno, es el mismo sea o no de carpa; lo mismo en escenarios lujosos que en estas tablas chuecas donde casi tropezamos. El actor vive las vidas y se comunica con su público.

- Maestro, ¿cuáles son sus proyectos para futuro? Morir en el teatro.

         No venían a Chihuahua desde 1980, aquella vez una fuerte nevada destruyó su carpa (ver reportaje en Novedades de Chihuahua, 20 de noviembre de 1980, Pag. 8, sección primera). Este año debutaron el pasado 15 de septiembre y han puesto una obra distinta cada día. Nuestro repertorio es muy extenso: podemos estar un año entero a función diaria sin repetir un solo título. Nuestros próximos estrenos para la siguiente semana son "La tercera palabras", de Alejandra Casona; "Las Tres Elenas", este domingo; "Cuando los hijos se van", y "Las Mariposas son Libres"; esta obra es un canto de libertad, aquella mujer lo quería ser todo para su pobre hijo: madre, padre, tía, abuela, amiga, perro, gato, pero entonces él conoció el amor y entonces... venga a ver la obra, los esperamos todos los días a las cinco y media de la tarde y a las nueve de la noche aquí en Aldama y 21, en su teatro. Ahora disfruten nuestra variedad que en esta ocasión hemos preparado, deseamos de todo corazón que ustedes se diviertan.

         Después de disfrutar el profesional montaje de una obra completa de comedia, o de melodrama, o de farsa (según sea el título que haya tocado ese día), la compañía nos ofrece una divertidísima variedad de esas que ya muy poco se pueden ver en la república. Parece que la carpa Fábregas es la última empresa de su tipo que aún queda en México.

         El distinguido chihuahuense Raúl Olivera González, don Prócolo, es el decano de los cómicos de carpa: ha recibido las dos medallas que la ANDA concede al mérito artístico por sus 25 años, plata; y por sus 50, oro, "en el servicio escénico mexicano".

         Don Prócolo es la persona más ingeniosa del mundo. Trabaja sin libreto, siempre está al día en los temas locales de la picaresca y la política en el lugar donde esa noche le toque actuar y no tiene pelos en la lengua. Su mente es agilísima y su lenguaje está lleno de recursos. Tiene otra medalla que él aprecia mucho, porque se la dio el público: es hijo predilecto de Los Monchis, Sinaloa. Ha viajado por toda la república, por centro y sudamérica; trabajó entre grandes actores, como Lupe Rivas Cacho. Ha debutado en el teatro Degollado, en todos los teatros y en todas las carpas de México. Yo he hecho de todo, en teatro me se desde la a hasta la zeta. ¿Ha hecho usted dinero? No señor, cuál dinero. Aquí trabajamos para vivir, no para acumular.



Octubre de 1984

No hay comentarios:

Publicar un comentario