martes, 31 de julio de 2012

con luis heraclio sierra, belinda y luis rey


El show de Amor, miel y veneno: una multitud acompañó a Espinosa

Por Jesús Chávez Marín

Alfredo Espinosa tiene muchos lectores, sus libros se venden como pan caliente y cuando los presenta a la gente le gusta asistir en masa, porque él acostumbra poner músicos, actores, pianistas, cantadoras de flamenco y tríos románticos: no es la típica presentación de libro estricta y académica, a veces aburrida, donde el único menú sea el rollo.
El pasado 13 de noviembre fue presentado en el Centro Cultural Universitario Quinta Gameros el más reciente: Amor, miel y veneno, publicado por la editorial Doble Hélice, un pequeño cuaderno con una crónica bien divertida en la que el personaje es colectivo: los enamorados y las enamoradas a los inicios del siglo xxi en ciudades como Chihuahua; los espacios son oficinas, moteles, parques, academias donde se ofrezcan cursos de cuanto hay, cafeterías, aeropuertos, cantinas, asientos traseros de automóviles y todos aquellos lugares donde sucede la intimidad de las parejas.
En el acto participaron el actor Luis Heraclio Sierra, quien realizó un espléndido espectáculo de teatro en atril con un libreto basado en el texto de Espinosa, acompañado en la parte musical por el trío Los Tréboles, la famosa cantadora Belinda y el piano electrónico de Luis Rey. Por su parte, la escritora Martha Carolina Legarreta dio una conferencia: certeros comentarios acerca del pequeño libro: inteligente, graciosa y de buen humor: al terminar recomendó a las mujeres que lo llevaran de regalo a las despedidas de soltera, pues resulta muy aleccionador para cualquier matrimonio moderno.
La gente estaba encantada: esa mezcla de teatro de gran estilo con canciones populares funcionó muy bien. El discurso de la diva Legarreta, quien llegó elegantísima con un vestido de dos millones de pesos y algunas joyas de la familia, resultó ligero y muy en el ambiente de la fiesta. El espectáculo fue realizado y dirigido por la poetisa Flor María Vargas, quien además fue maestra de ceremonias. La producción estuvo a cargo del Departamento de Difusión Cultural de la Universidad y de Martín Reyes, director de la editorial Doble Hélice.
En este libro, cuyo texto fue leído en la voz profesional de Luis Heraclio Sierra, que en sus gestos y en sus manos magistrales adquirió otra dimensión artística, Espinosa logra una comunicación regocijante. El relato, mezcla de crónica y ensayo, viene escrito con agilidad y reflexión, con un caudal de imágenes y conocimiento profundo de la vida. A Espinosa le sobra desfachatez para mezclar con la mano en la cintura frases de poetas clásicos españoles del siglo xvii como Quevedo: polvo enamorado, con canciones de la vulgar Paquita la del barrio: tres veces te engañé. Por allí aparecen voces de Neruda, José Alfredo, Sabines, José José, Borges y muchos otros poetas que Espinosa frecuenta. Y también letras de las más necias canciones que erizan las rockolas de las cantinas y los bares románticos con iguales dosis de alcohol y nostalgia.

Noviembre de 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario