domingo, 25 de octubre de 2009

Chihuahua

Desérticas raíces de una ciudad,
perdida al norte del país,
estúpida y mediocre es tu sociedad,
en la persecución constante de la paz.

En el suelo imperan “apatía y mediocridad”
hoy guerra de tus hijos caóticos,
al ejercicio desmedido de la solución,
equilibrio-armonía.

Concilia mis sueños a la salida del sol,
paradisíacos entre raíces raramuris,
que portan cada uno de tus hijos,
en mímicas pieles.

Decoloración ambiental de lacónico suspiro,
en mi ceño guardaré tristeza
por un intento fallido,
al grito de libertad.

Gabriela Rascón Licano

Æ

1 comentario:

  1. En este retrato lúgubre de su tierra hay una voz rebelde de la poeta, un cariño aplazado por su gente y también esperanza en la luz de las palabras que suenan.

    ResponderEliminar