lunes, 26 de octubre de 2009

Demiurgo

Reposa mi mirada en el mar de tus ojos,
meciendo ironía y pasado,
en el artificio consumador del corpus,
Que ya no es mío... sino tuyo

Agrietadas y tempestuosas cuerdas vocales,
soplan a la conciencia evadida
de la mujer suspendida en éxtasis.
¿cómo decir que soy yo?
Si sólo soy un títere de tus monólogos,
entretejiendo lumbre por volar en tu cielo.
Soy volumen y atmósfera,
al existir de pie en tu proscenio.
que me ama cual carrusel de feria

Hechicero equilibrio del teatro y la poesía,
oscila en mi mano tu destino paradigmático,
con un nítido final.
Estreméceme entre tus piernas,
al aburrirte mi silencio
Y hazme sentir lágrimas, sonrisas y aplausos.
Todo al cerrar el telón y morir en orgasmo.

Gabriela Rascón Licano

No hay comentarios:

Publicar un comentario