sábado, 21 de agosto de 2010

Los paréntesis y los guiones



Los signos de puntuación, lección 4

Por Jesús Chávez Marín

6. Los paréntesis

Se emplean para intercalar en una oración, una aclaración o frase incidental.
Ejemplo:
Carlos Fuentes (novelista mexicano del siglo xx) es el escritor más informado del sistema político mexicano.

En la actualidad se usan menos paréntesis que hace algunos años, porque también en los signos de puntuación hay modas. Se les reserva hoy una función informativa.
Ejemplo:
En estos tiempos de individualismo extremo (tan procurado por las empresas de tipo mundial y por los políticos modernos, para el cuidado de sus intereses) la depresión individual y colectiva pareciera signo de los tiempos modernos.

7. Los guiones
Desempeñan el mismo papel que los paréntesis, y suelen señalar, además de frases informativas, secuencias narrativas.
Ejemplo:
Esteban caminaba muy triste –pues los hechos de los días recientes habían quebrantado su ánimo–, pero en la travesía, el paisaje le procuraba algún consuelo.

8. Relación entre comas, paréntesis y guiones.
Esos tres elementos desempeñan una misma función: aislar una frase complementaria dentro de la expresión principal. Son intercambiables, aunque en el contexto ofrecen matices diferentes.
Ejemplo:
Te busqué en la sombra, ya casi con la fe perdida, y tu fulgor se me apareció de pronto.
Te busqué en la sombra (ya casi con la fe perdida) y tu fulgor se me apareció de pronto.
Te busqué en la sombra –ya casi con la fe perdida– y tu fulgor se me apareció de pronto.
Las tres formas de puntuación son correctas, aunque desde el punto de vista expresivo, cada una tiene su especial intensidad.
Las comas aíslan poco.
Los guiones aíslan bastante.
Los paréntesis aíslan mucho.
Por consiguiente, se elegirá el signo que corresponda según la aclaración esté más o menos relacionada con la oración principal

Recomendaciones generales:
a). Si la frase incidental es corta, bastan las comas.
b). Si la frase incidental es bastante larga, use los guiones.
c). Adopte los guiones siempre que la expresión encierre a su vez una aclaración.
Ejemplo:
Los antibióticos –usados hoy contra la tuberculosis, auténtica plaga en otro tiempo, y contra muchas enfermedades infecciosas– salvan cada día millares de vidas.
Es decir:
Empieza frase principal –empieza aclaración, subaclaración, termina aclaración– termina frase principal.
Si solo empleamos comas, la idea será más confusa:
Los antibióticos, usados hoy contra la tuberculosis, auténtica plaga en otros tiempos, y contra muchas enfermedades infecciosas, salvan cada día millares de vidas.
Gracias a los guiones, las sucesivas aclaraciones o frases incidentales no nos desorientan. Sabemos que la frase principal no se reanuda hasta que encontramos el segundo guión.

9. El guión pequeño
Se usa en dos ocasiones:
a). Para indicar, al final de un renglón, que una palabra no ha terminado y continua en la línea siguiente.
Recomendación: procure separar una palabra equilibrando las sílabas. Ejemplo: “Consi-derable”.
Evite aislar la primera sílaba o la última.
Ejemplos: “Con-siderable”, “considera-ble”.
b). En los compuestos.
Ejemplo: “Un estudio histórico-geográfico”.

Recomendación: La Real Academia aconseja emplear el guión cuando los elementos componentes se hallan en oposición. Ejemplo:
El conflicto chino-soviético.
Y recomienda eliminarlo cuando se tiende a la fusión:
Ejemplo: hispanoamericano, y para nada hispano-americano.


Junio 2010.

1 comentario:

  1. Los paréntesis hay que usarlos con precisión, porque si no, reflejan inseguridad en la escritura. Los guiones ni se diga, hay que manejarlos con cuidado para que no se haga todo un reborujo.

    ResponderEliminar