lunes, 30 de agosto de 2010

censura en la preparatoria

El Neruda porno de la profesora Teruel
En esta ciudad también moran y laboran los abascales

Por Jesús Chávez Marín

El caso Abascal no hubiera sido tan comentado en estos días, si la rabia puritana que condenó al fuego de la censura a la bella Aura, de Carlos Fuentes, y a Los doce cuentos peregrinos de García Márquez hubiera sido destilada por cualquier persona común y corriente. Pero se trataba del torquemada Carlos Abascal, secretario de trabajo y previsión social.
El pleito estuvo así: el señor vio a su hija Luz del Carmen cuando hacía la tarea, y le preguntó:
—Mi reina, ¿qué estás leyendo?
—Un libro bien padre, papi, que se llama Aura. Se trata de una señora muy vieja que contrata a un historiador para que le ordene sus papeles.
El sagrado padre de familia le dio un vistazo rápido a la novela y localizó la escena donde Felipe Montero y la bella sobrina de Consuelo Llorente retozan en el lecho. Cuando leyó aquello, Abascal se ruborizó como el infierno y pensó a gritos: pero cómo es posible que mi niña de 13 años esté leyendo esta pornografía para adultos.
Salió hecho la mocha rumbo al Instituto Félix de Jesús Rougier, donde Luz del Carmen su hija estudia el tercero de secundaria. Se enteró de que la maestra de Español era Georgina Rábago y exigió allí mismo que le pusieran remedio de inmediato a este asunto tan delicado. La maestra recibió ese mismo día un acta furiosa y al siguiente día la despidieron.
Todo hubiera quedado así arreglado en forma discreta, pero la literata Georgina decidió hacerla mucho de tos: salió en la tele diciendo que había sido víctima de una injusticia de lo más perversa. La directora de la escuela se asustó y le dijo que siempre no la corría, que volviera a sus clases pero que pusiera otras lecturas, no sé, por ejemplo Mujercitas o El principito o Juventud en éxtasis.
Pero ya para entonces los caricaturistas y los articulistas más mulas se andaban almorzando vivo al Secretario Abascal, que de fanático intolerante no lo bajaron. Carlos Fuentes declaró en Nueva York muerto de risa que su mejor agente de ventas en esos días era Abascal, pues las ventas de libros se fueron hasta las nubes con los comentarios tan folklóricos del furioso funcionario.
La verdad el asunto no merece tanta tinta y rabia. Para quienes hemos sido profesores de literatura suele ser un problema cotidiano la censura; los primeros que la ejercen son los dirigentes educativos. Por ejemplo, una vez me llamó a su oficina la profesora Carmen Teruel y me dijo: oiga, maestro, se quejaron conmigo unas madres de familia que son testigas de Jehová de que usted se puso a los niños en el pizarrón un texto “muy fuerte” de Pablo Neruda. Explíqueme de inmediato cómo está ese asunto.
Con toda paciencia le informé que se trataba de un poema de amor escrito en 1953, donde la protagonista era Matilde Urrutia. Que el texto era útil por su sencillez y por su forma para que los alumnos aprendieran la estructura de un poema. En fin. Que en los cinco grupos de cuarto semestre donde yo daba clase de Literatura II había 250 discípulos, por lo tanto el fanatismo de unas cuantas madres de familia no formaban un criterio representativo.
Pero ella no entendió, porque al siguiente semestre no volví a tener ni mis cinco grupos, ni una sola hora clase en aquella vieja preparatoria. Gajes del oficio para un profesor mexicano de literatura.

Abril 2001. Publicado en Armario, editores José Manuel García et Adriana Candia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario